¿Te vas a dejar embrujar por el encanto de Cantabria?

En este artículo vamos a presentaros los 10 pueblos del litoral Cántabro más bonitos. Como es muy difícil elaborar una lista para determinar cuál de ellos es el más bello, hemos decidido ordenarlos de este a oeste.

1 – Castro-Urdiales

Este pueblo situado justo en la frontera con el País Vasco. Este hecho va muy relacionado con su punto más fuerte a nivel turístico, la gastronomía. Castro-Urdiales conserva un interesante casco viejo para visitar, un lugar ideal para perderse paseando por sus bellas callejuelas. Su rico patrimonio cultural está coronado por la Iglesia de Santa María, la obra gótica más importante de toda la Comunidad, el castillo-faro junto a la Iglesia y el puente medieval del pueblo.

Además del patrimonio cultural de esta pequeña villa marinera, Castro cuenta con varias de las fiestas populares más importantes de la Región, como son el Coso Blanco que es un desfile nocturno con carrozas de papel de seda que se celebra durante el verano y la Pasión Viviente en Semana Santa, declarada fiesta de interés nacional.

2 – Laredo

La villa se extiende en partes: La Puebla Vieja y el Arrabal, la zona del Ensanche, y la prolongación de éste hasta el Puntal. En la primera de ellas con origen en la Edad Media se encuentra el núcleo principal de la población y en el Ensanche se encuentra el núcleo comercial. Entre ambas zonas se encuentran los dos puertos que tiene la villa. Ya por último se encuentra una zona de parques y plazas con casas más recientes.

En esta última zona se encuentran las dos playas de la villa, por un lado la playa de Regatón y por el otro la famosa playa de la Salvé con el distintivo de Q de calidad. Por último se tiene que destacar la fiesta popular de esta bella localidad, “La Batalla de las Flores”, un desfile de carrozas hechas con flores que da color a todas las calles de Laredo.

3 – Santoña

Si escuchamos el nombre de Santoña la primera palabra que se nos vendrá a la mente está clara: Anchoas. Santoña es uno de los pueblos marineros con más tradición pesquera de todo el Norte de España.

La segunda palabra que se nos vendrá a la mente al hablar de Santoña es Marismas. La reserva natural de las marismas de Santoña es un espacio protegido por su ecosistema único, siendo territorio de paso de numerosas especies de aves en sus migraciones así como contando con una flora y fauna permanente de gran variedad y belleza.

A nivel cultural destaca la iglesia de Santa María del Puerto, a nivel de playas destaca la playa semi-salvaje de la Berria y a nivel de fiestas populares son famosos sus carnavales.

4 – Noja

Situado junto a la ría de Quejo este pequeño pueblo costero tiene su atracción turística en la sucesión de playas que posee con la playa de Tregandín de 4,4 km y playa de Ris de 2,5 km. Es por ello que se trata de una villa que crece sobremanera en verano siendo sus principales fiestas populares en estas fechas con San Juan el 24 de junio, San Pedro el 29 de junio, Nuestra Señora del Carmen el 16 de julio o San Emeterio y San Celedonio el 30 y 31 de agosto.

Destaca también a nivel cultural varias de sus construcciones como la casa-palacio de los Venero, la casona de los Garnica, la de los Velasco.

5 – Suances

Suances es una de las villas veraniegas más importantes de toda Cantabria. Destaca sobre todo sus grandes condiciones para el surf con 6 playas de las cuales 3 son surfeables y con distinta orientación. La playa de Los Locos declarada en 2012 la tercera Reserva del Surf de Europa, por la excepcional calidad de sus olas para todo tipo de practicantes del surf, la playa de la Concha de 1 km de longitud con buenas olas para iniciación y la playa de la Tablía 10/10 según la Guía de surf y Skate de 2016.

La fiesta del Carmen es la más importante de la villa de Suances, donde no obstante son múltiples los festejos a lo largo del verano, se realizan torneos de vóley playa, rugby playa y balonmano playa, jornadas gastronómicas y todos los miércoles y sábados destaca su amplia vida nocturna con fiestas temáticas.

A nivel cultural La ermita del Carmen o el convento de Santo Domingo son dos ejemplos de construcciones de carácter religioso, pero sobre todo destacan su belleza natural con acantilados, playas, la ría de San Martín de la Arena.

6 – Cóbreces

Se trata de un pequeño pueblo muy tranquilo que está cercano a todo y a la vez lejos de todo. Desde él podemos visitar los principales destinos turísticos de la región como son Santander, Comillas, Santillana, Picos de Europa, Cabárceno y a la vez poder desconectar del bullicio simplemente disfrutando de la naturaleza y la paz. Su playa, la Playa de Luaña o de Cóbreces es de arena fina y mide unos 70 metros de ancho y junto a ella el acantilado de El Bolado.

También es famoso el queso de Cóbreces que elaboran los frailes cistercienses con leche de vaca.

Un paraíso diferente lejos de la masificación de otros destinos y en el que se busca la desconexión y la relajación.

7 – Comillas

Comillas es uno de los pueblos con mayor patrimonio cultural y más variado de todo el norte de España. Posee entre sus más destacados monumentos “el Capricho de Gaudí” una obra arquitectónica modernista realizada por el famoso arquitecto catalán. La visita a esta casa es de necesaria parada en tu tour por Cantabria ya que es completamente guiada y se te revelarán grandes curiosidades del autor y de su obra. Junto al Capricho se encuentra el palacio de Sobrellanos de estilo neogótico diseñado por Martorell con muebles de Gaudí(su alumno en aquella época) y la capilla-panteón mandada construir por el Marqués de Comillas Corona la ciudad la Universidad Pontificia cuya finalidad es la promoción y enseñanza especializada de la lengua y la cultura hispánicas y desde allí se puede ver la playa de Comillas que por el interés ecológico de su costa, está incluida en el Parque Natural de Oyambre y el cementerio con el Ángel Exterminador que lo vigila desde lo alto.

8 – San Vicente de la Barquera

Esta preciosa villa marinera situada justo al lado de la frontera con Asturias posee un estilo de vida muy ligado al mar como demuestran todas sus tradiciones, costumbres y sus fiestas más populares. La pesca ha sido desde siempre uno de los puntos económicos más importante de esta localidad conjuntamente con el turismo.

Para acceder a es este pueblo marinero debemos cruzar el puente de la Maza, símbolo de esta villa, que nos proporciona una imagen mágica del municipio, siendo una de las obras más importantes de ingeniería del Medievo y midiendo más de 500 metros de longitud (una de las tradiciones que se realiza en este puente es pedir un deseo y cruzarlo sin respirar). Además, ya dentro del pueblo, podemos encontrar la Iglesia de Santa María de los Ángeles uno de los ejemplos de arquitectura gótica más característico de toda la Región, el Castillo de San Vicente, también llamado Castillo del Rey, bien de interés cultural de Cantabria que se sitúa en la parte alta de esta bella localidad.

Desde San Vicente podemos disfrutar del parque natural de Oyambre que cuenta con acantilados, playas, rías, marismas y una amplia variedad de fauna y flora.

9 – Pesues

Pesues es una zona en la que el turismo rural ha pasado a ser el pilar fundamental ya que ofrece un sinfín de atrayentes actividades que llaman la atención a cualquiera. Los que buscan actividades deportivas como piragüismo, senderismo, rafting… y los que buscan el entretenimiento la relajación con su la belleza paisajística y su encanto singular.

Destaca también su actividad pesquera al situarse entre las dos “Tinas”, Tina Mayor y Tina Menor, desembocaduras de los ríos Nansa y Deva.

La playa del Pechón con su mirador y sus múltiples senderos para perderse entre la naturaleza son los puntos con más encanto de este pequeña pero rica localidad cántabra.

10 – “Santillana del Mar”

Y por último, el pueblo de las 3 mentiras, porque ni es Santa, ni es llana, ni tiene mar. La seleccionamos porque a pesar de no ser puramente una localidad litoral si que es una de las principales vías turísticas de Cantabria y tiene “sus playas”, la playa de Santa Justa y Ubiarco, a escasos kilómetros.

Se trata de un pueblo medieval con calles empedradas por el que podrás caminar sintiéndote en otra época, rodeado de talleres artesanos, productos típicos y tiendas de recuerdos hechos a mano. La Colegiata de Santa Juliana con su bello claustro es la principal atracción dentro del pueblo.

Pero no solo por esto destaca Santillana sino por la “capilla sixtina” del arte rupestre, las cuevas de Altamira. Se trata de la más importante y rica colección de arte rupestre del mundo que cuenta con pinturas únicas. Debido a la fragilidad de las pinturas la cueva original no se puede visitar(sólo algunos privilegiados por sorteo), por lo que se creó la Neocueva, réplica de la cueva original que junto con el museo de Altamira harán que viajes a la prehistoria.

¿Cuál es tu lugar preferido?

Deja un comentario

¿Te llamamos gratis?
Español